¿Los perros pueden comer guisantes o chicharos? Este es otro ejemplo de comida muy presente en nuestra cocina. Cuando se usan guisantes para preparar una comida, surgen dudas y nos preguntamos si comer accidentalmente o incluso el consumo regular de guisantes por parte de los perros puede no ser adecuado para usted.

¿Los perros pueden comer guisantes?

El chícharo es una verdura rica en nutrientes y sin duda aporta numerosos beneficios a la salud humana. Estudios recientes indican que el chícharo tiene varias propiedades medicinales, como la prevención del cáncer de estómago. Los investigadores también sugieren que el bajo índice glucémico combinado con una buena cantidad de fibras y proteínas puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

los perros pueden comer chicharos

Beneficios del chícharo

Lo que sí sabemos es que los guisantes frescos son un alimento muy nutritivo, que contienen fito-nutrientes únicos, con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Este alimento contiene elementos importantes como las vitaminas B, vitamina A, C y K, además de minerales como el hierro, calcio, cobre, zinc y manganeso. Los guisantes frescos tienen otras cualidades importantes para cualquier dieta equilibrada, como la fibra y las proteínas.

La cuestión en relación con los guisantes es determinar si este alimento se puede ofrecer o no a los perros, ya sea como aperitivo ocasional, o como parte de una dieta natural habitual, formulada a partir de ingredientes frescos especialmente preparados para ellos.

¿Los guisantes son buenos para los perros?

Estamos hablando de un alimento probado, saludable y muy nutritivo, y dado que se ofrece cocido y en pequeñas porciones, no existe contraindicación para perros al igual que los ejotes, tanto es así que son muy utilizados en la formulación de comidas de línea comercial. La respuesta a esa pregunta es, por lo tanto, un sí, el perro puede comer guisantes. De hecho, se trata de un tipo de verdura muy beneficiosa desde el punto de vista nutricional y que se puede ofrecer de forma habitual a los perros que reciben comida casera.

Por tanto, incluso cuando decimos que un determinado alimento se puede ofrecer a los perros, nos referimos a un alimento especialmente preparado para ellos, tomando todas las precauciones necesarias para que el alimento sea apto para el consumo canino.

Ya sea como ingrediente de la dieta casera o como snack ocasional, la regla que suelo repetir en todos los artículos sobre el consumo de verduras por parte de los perros es válida: la clave para no equivocarnos es la moderación. Si tiene la intención de introducir guisantes en la dieta habitual de su perro, observe siempre atentamente la cantidad y proporción en relación con los demás ingredientes de cada comida. Si se le ofrece demasiado el chícharo, puede ser perjudicial para el sistema digestivo del perro, provocando malestar estomacal, dolores de estómago e incluso diarrea. En resumen, puede ser muy beneficioso agregar algunos guisantes hervidos o en puré a las comidas diarias de tu perro, siempre que estén en la proporción adecuada. La mejor manera de ofrecer guisantes como parte de una comida para perros normal es agregar guisantes cocidos y en puré a la comida (ver por qué a continuación).

los perros pueden comer chicharos

¿Los perros pueden comer guisantes crudos?

Mucha gente ofrece guisantes crudos a los perros como un bocadillo crujiente ocasional. De hecho, si estos snacks se ofrecen de forma ocasional y en cantidades mínimas, no hay mayores riesgos. Sin embargo, aunque los guisantes crudos no se consideran un alimento tóxico para los perros, no podemos decir que sea la mejor opción. Como siempre comentamos aquí en el blog, los perros no son tan buenos para digerir alimentos de origen vegetal como los humanos.

Cuando se ofrece crudo, el chícharo es mucho más difícil de digerir, lo que evita que el perro asimile gran parte de los nutrientes. Al cocinar y amasar los guisantes antes de ofrecérselos a tu perro, estás ayudando al proceso digestivo, permitiendo una mejor absorción de nutrientes. Cabe recordar que se debe dar preferencia a los guisantes frescos, ya que los guisantes enlatados contienen mucha sal y también pueden contener sustancias artificiales que no son aptas para perros.

Razones para no alimentar a su perro con guisantes

Es posible que algunos perros no puedan digerir bien el recubrimiento, por lo que es posible que vea la piel de los guisantes en sus heces. Y un compuesto en los guisantes llamado purina puede hacer que algunos perros tengan malestar estomacal. Las purinas, que son un compuesto químico natural, producen ácido úrico, que se filtra a través de los riñones de los perros. Entonces, si su perro ya tiene problemas renales, no debe comer guisantes, ya que el ácido úrico puede causar cálculos renales.

Conclusión

Como con casi todo, los guisantes son buenos para su cachorro con moderación (y siempre que no tengan un problema renal existente). Si nota que su perro tiene más gases o problemas digestivos, intente eliminar los guisantes de su dieta. Además, manténgase alejado de los guisantes enlatados o congelados, ya que generalmente tienen sal agregada, lo que tampoco es bueno para su cachorro.