Sabemos que quieres saber si los perros pueden comer tamales. El tamal, la comida azteca pesada, deliciosa y reconfortante de masa rellena con rellenos, alguna vez se consideró una comida para ocasiones especiales, incluso en los restaurantes mexicanos. En estos días, sin embargo, se ha convertido en un manjar cotidiano y poco a poco está invadiendo el territorio que alguna vez tuvo los platos populares mexicanos como las enchiladas de pollo.

¿Los perros pueden comer tamales?

Los restaurantes de especialidades tienen diferentes tipos de tamales y los aficionados tienen sus suministros favoritos. En pocas palabras, ¡Los tamales son muy populares! Pero, ¿podemos compartirlo con nuestros compañeros caninos?

Lo averiguaremos en breve, pero antes de eso, comprendamos algunos conceptos básicos …

los perros pueden comer tamales

¿Qué son los tamales?

El tamal es un manjar tradicional mexicano elaborado con una mezcla de masa de maíz y relleno con varias carnes. La mezcla de maíz se enriquece con manteca y luego se bate hasta que se vuelve esponjosa. Una vez listo, se extiende sobre una hoja de maíz suave, se rellena con pollo, ternera, bife o cerdo en salsa, queso, poblano o piñones. Los tamales datan del 7000 a.C. durante las civilizaciones maya y azteca y las recetas pueden variar mucho, siendo los únicos pilares la cáscara y la concha de masa.

¿Pueden los perros comer tamales?

La respuesta corta:

Efectivamente, los perros pueden comer tamales, pero deben ser hechos en casa, bajos en grasas. Entonces, darle a su perro un poco de este delicioso manjar mexicano no lo afectará negativamente. Sin embargo, ciertos ingredientes que se usan en varias recetas de masa de maíz, como sodio, manteca de cerdo, salsa y especias, pueden alterar el estómago de su perro y causar otras complicaciones de salud. La cáscara de maíz que se usa para envolver el Tamal también puede presentar un peligro de asfixia para su amigo canino, por lo cual no debes darle la cáscara.

La respuesta larga:

Como padre de un perro, usted tiene la responsabilidad de asegurarse de que su cachorro tenga un buen estado de salud. Es por eso que cuando encuentres a tu perro tragando tamales o cualquier otro alimento nuevo, debe comprender cómo la comida puede afectar las funciones de su cuerpo y mente.

Entonces, ¿Los perros pueden comer tamales? Bueno, comencemos con algunos de los beneficios para la salud que su perro puede obtener cuando consume tamales:

Proteína y Fibra

Dado que la mayoría de los tamales están llenos de carnes ricas en proteínas (pollo, ternera, bistec, cerdo, etc.), es probable que su perro obtenga grandes cantidades de su proteína diaria al comer un poco de tamales. Se estima que un tamal contiene aproximadamente 12 g de proteínas, lo que es ideal para transportar nutrientes a través del cuerpo de su perro y ayudar a reparar las células de su cuerpo. Los tamales tienen una cantidad grande de fibra (se cree que un tamal aporta hasta 6 g de fibra), por lo que pueden ayudarle en la digestión a su amigo canino. En caso de que se esté preguntando cómo la fibra puede ayudar a la digestión en su perro, debe comprender que la fibra aumenta el volumen y el agua en los intestinos de su perro, lo que ralentiza o acelera la rapidez con que la comida pasa por su tracto digestivo.

Vitaminas y minerales extra

Los tamales son ricos en una amplia gama de vitaminas y minerales, que incluyen calcio, hierro, potasio, zinc y vitamina A, B y K, todos los cuales pueden contribuir en gran medida a aumentar la inmunidad de su perro, ayudando al crecimiento y desarrollo de fuertes huesos y dientes, y promover la cicatrización rápida de heridas.

los perros pueden comer tamales

Posibles preocupaciones de salud

Si bien los perros pueden comer tamales en poca medida, algunos aspectos de este sabroso plato mexicano dejan mucho que desear en lo que respecta a la salud de su perro.

Sodio

Los tamales se preparan con generosas cantidades de sal considerando que la sal se suele agregar tanto a los rellenos de carne como a la masa. Pero, como hemos mencionado anteriormente en otros artículos, la sal no es buena en la dieta de su mascota, ya que puede causar problemas como aumento de la presión arterial y riesgos de enfermedades cardiovasculares. El exceso de sal también puede causar intoxicación por sodio en los perros, especialmente en situaciones en las que un perro no puede acceder rápidamente al agua limpia para rehidratarse.

Especias

Los tamales solo son seguros para su perro si los rellenos no contienen cebolla, ajo, salsas y otros condimentos. Las especias humanas como el ajo, la cebolla, etc. pueden causar irritación gastrointestinal, diarrea y vómitos en los perros. Las especias también contienen azufres como sulfóxidos y disulfuros, que pueden dañar los glóbulos rojos de su perro y causar anemia.

Grasas saturadas

La masa en los tamales tradicionales se prepara típicamente con mucha manteca de cerdo, que son básicamente grasas extraídas de cerdos y otras fuentes de grasas saturadas. Este tipo de  grasas pueden llegar a aumentar los niveles de colesterol «malo» en su perro, aumentando la amenaza de enfermedades cardiovasculares y desencadenar inflamación en los perros.

Calorías

Se estima que los tamales contiene alrededor de 285 calorías. Sin embargo, la mayoría de los perros necesitan entre 25 y 30 calorías por libra para mantener un peso saludable. Por lo tanto, permitir que su perro coma muchos tamales podría exponerlo a un exceso de calorías.

Masa de maíz contaminada con OGM

Otro problema de salud sobre la alimentación de los perros con tamales es que generalmente se hacen con masa de maíz. Y en Estados Unidos y México, el 88% del maíz ha sido modificado genéticamente. Por lo tanto, darle tamales a su perro puede ser más o menos lo mismo que permitirle comer alimentos transgénicos. Si bien algunas afirmaciones no están respaldadas científicamente, existe el temor de que los alimentos contaminados con OGM puedan causar una amplia gama de problemas de salud en los perros, incluido un control deficiente de la glucosa en sangre, cáncer, infertilidad, alergia y afecciones neurodegenerativas.

Peligro de asfixia por ingerir cáscara

Si su perro ingiere un pequeño trozo de cáscara, será digerido normalmente y su perro estará bien. Sin embargo, si tomó un trozo grande, el perro puede manifestar síntomas como vómitos, náuseas y diarrea. Para empezar, si bien la hoja de maíz no es técnicamente tóxica para los perros, puede causar una obstrucción si su perro ingiere un trozo grande. Si lo hace, el sistema digestivo de un perro puede tener dificultades para masticarlo. Esto es lo que causa síntomas como pérdida de apetito, náuseas, vómitos y diarrea. La mejor noticia es que estos síntomas pueden desaparecer por sí solos sin necesidad de cirugía ni ayuda médica. Pero si los síntomas empeoran, comuníquese con su veterinario de inmediato para obtener ayuda.

Cómo hacer que los tamales sean más saludables para su perro

Si desea compartir algunos tamales con su amigo de cuatro patas sin exponerlo a algunos de los riesgos mencionados anteriormente, puede preparar algunos para usted, en lugar de comprar tamales comerciales relativamente poco saludables. Aquí hay algunos consejos útiles para hacer que los tamales sean más saludables para usted y su perro:

Puedes reemplazar el relleno de carne y cerdo con otras opciones mas saludables como pollo blanco desmenuzado, camarones, pavo, frijoles y verduras. Los rellenos de frijoles y vegetales también aumentarán el contenido de nutrientes y fibra de sus tamales, lo cual es beneficioso para su perro.

Reemplace grandes cantidades de manteca de cerdo o manteca vegetal utilizada para la masa de maíz con cantidades moderadas de queso blando bajo en grasa. Asegúrese de que su perro no sea intolerante a la lactosa antes de optar por el queso.

Evite agregar condimentos y use menos sal.

Aunque estos cambios alterarán significativamente el sabor de tus tamales, serán saludables para tu Fido.

Conclusión

Los tamales son delicias suaves, calientes y deliciosas que sirven para casi cualquier ocasión: días festivos, reuniones familiares, ocasiones especiales u otras. También son sabrosos para nuestros perros, pero tenga cuidado si decide compartir algunos con su perro, ya que algunos tamales pueden tener un alto contenido de sodio, grasas, calorías y representar un peligro de asfixia para su perro. Los únicos tipos de tamales que tu perro puede comer sin que te preocupes por su salud son los que te has tomado el tiempo de preparar en casa porque puedes controlar los ingredientes que contienen.